jueves, 6 de octubre de 2011

La "collaboration horizontale"

Eso es lo que les hacían.

Marcèle Polge, la mataron el mismo día.

Se las llevaban en las plazas pùblicas y les rapaban el cabello porque ya, no eran "mujeres". Algunas fueron quemadas en la frente con hierro ardiente, otras desnudadas, otras asesinadas (algunas combinaron varias sevicias) . Y lo hacían porque se suponía que habían follado con alemanes, con otros hombres que no pertenecían a la patria. Eran las traídoras y había que marcarlas. Tenían que verse desde lejos para poder escupirles en la cara y ensuciarlas más. Había que violarlas símbolicamente, para retomar posesión de sus cuerpos. Para limpiarse de sus propios crímenes. Por eso, los que rapaban eran los hombres (con la complicidad de mujeres, como siempre).



Lo hacían en grupo, en público. Despues de haber denunciado a medio país. Despues de haber colaborado con los nazis, despues de haberles vendido mujeres y vino, judíxs y gitanxs, enfermxs y poetxs, homosexualxs y resistantxs. Despues de haber regalado todas las dispociones que tenía el país al enemigo para que se lxs llevaran a todxs... Y lo hizieron junto con los guerilleros del FFI (resistentes de las Fuerzas Francesas del Interior). Estos crimenes han reconciliado los hombres, la patria. Permitieron la recomposición de nuestro patriarcado.

Marseille, 23 août 1944

Aprovecharon del fin de la guerra para matar en masa a sus vecinxs, bastaban vagas suposiciones de colaboración con los alemanes para deshacerse de cualquier-a (desde entonces, estan prohibidas las armas en Francia).
 Raparon a 20 000 mujeres entre 1943 y 1946 mientras conseguían el derecho de Voto (1944). Comparto la opinion del historiador F. Virgili: "el poder viril de los hombres les recordaba violentamente los limites de sus derechos a disponer de ellas mismas, los límites de su emancipación".






Ya es tiempo abrir los archivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario