viernes, 4 de diciembre de 2015

Escribir sobre París 1

Escribir sobre Paris. Poco à poco réencontrar El soplo. Habra que articular las palabras, las ideas, las emociones. Hay autores que nos acompañan por la vida. Sus palabras son el abrazo de una desconocida familiaridad, la sonrisa de una amiga. Virginia despentes es una de ellas. Su voz es un basalme para el alma. Pocos días después de las ejecuciones de París hablo en france Inter  (despentes douce). En este barrio donde vive, donde viví, en este barrio que conoció el odio ciego de las ráfagas , dice que se siente como después de una ruptura amorosa, no te lo crees pero te lo repites a lo largo del día: ahora, es así.
 Es cierto, este dolor del post choque es muy parecido. No se muy bien que decirles, pero si sé que las cosas no serán como antes, que el privilegio que hemos tenido de vivir en paz se acabó. Se también que amaré siempre París, esta ciudad que me acogió un tiempo de la vida. Amaré siempre el barrio de Belleville. Es un lugar que sigue siendo una parte de "chez moi". París es una ciudad que me habita y que yo habito para siempre. No nesesito estar allí para esto.
Veo que las guerras matan gente desarmadas. Veo que los espacios de libertad se reducen . Veo que mucha gente se equivoca, opina instantáneamente desde contextos lejanos sin tomar el tiempo de hablar con gente que vive las situaciones sobre las cuales opinan. Vi gente enarbolar banderas en sus cuentas de Facebook... Desde cuándo las banderas representan a los pueblos? Leí comentarios de gente eligiendo un campo desconociendo totalmente el campo que eligen. 
Daesh es extrema derecha islámica. Si ellos representan a los musulmanes entonces damos toda la razón a las extremas derechas europeas, aquí la francesa...
Me da pena que los cadáver siguen teniendo color y hasta "privilegios" para algunos. Escribo sin escribir, dibujar esta realidad intelectualmente no me es posible. 
Es una realidad cruda. Es duro leer los testimonios de mujeres violadas en el campo de refugiados de Caláis por migrantes. Es duro escuchar a mi amiga contarme la agresión que sufrió la amiga de su madre por tres hombres en la calle porque lleva velo. Es duro ver que Francia bombardea civiles. Es duro ver que pendejos franceses se van a hacer la guerra en Siria en el nombre de Allah, que matan como en videojuegos, que regresan al país cuando están hartos gozando de sus privilegios europeos dejando atrás de ellos crímenes de lesa humanidad. Es duro ver que el estado los dejo hacer. Es duro ver miembros de mi familia esperar atrás de los Le Pen... Es duro escuchar a una amiga de París contarme que se acostó con un migrante de Libia que tiene banderas de daesh en su Facebook. Es muy duro el silencio de mis amigas parisinas que no me cuentan como están. Es duro haber dejado un país en paz y ir a reencontrarlo en estado de emergencia... Un estado de emergencia es un estado de excepción.

Envoyé de mon iPhone