jueves, 9 de diciembre de 2010

Ocupar el mundo

Version française après le clip, en bas.
.
8 de diciembre.
Fiesta de las luces en Lyon. El ayuntamiento inyecto millones de euros en la fiesta oficial con los impuestos del contribuyente. Los policías llegan y nos ordenan reembalar nuestra mesa de vino caliente que negociamos con un comerciante porque tiene licencia legal para vender alcohol.
750 euros de multa y confiscación de todo el material si nos atrevemos a quedarnos en la calle. Reembalo mi gran boca y mi marmita. El poli me grita encima con todo su odio:
“No tienes vergüenza probar el vino con esta cuchara y volverla en el mismo vino?”

Aparentemente, no conoce este metodo que usan nuestros gastronomos para saber si el sarten esta caliente: el escupitajo! La verdad es que no es el asunto: no soporta que nuestro destierro de la calle ocurra en la calma. Esta caliente y quiere darme una lección de paternalismo intensa.

“Voy a decir a los servicios de higiene que vengan a controlar esta tienda… me das ganas de echar tu vino en la calle! Esto qué es? No tienes verguenza? Me dan azco! Es una tienda de alimentación esto?”

Su discurso higienista en cuanto a esta tienda arabe no es anodino!
 Escándalo y desmadre total. Grito más que él pidiendo a los transeúntes que se unan para echar a la policía fuera de NUESTRAS calles! Porque eso es el problema: ya no tenemos espacio! El espacio publico colonizado, mi cuerpo colonizado. 
Solo tengo el derecho de estar en la calle para irme desde un punta A hacia un punto B para irme a trabajar o a buscar trabajo o a gastar toda la plata que no tengo!
Eso es la miseria de los países ricos.

Esta soledad innombrable del código de barras que tendríamos que tatuarnos en el coño!!! 
La miseria del sentimiento de culpabilidad por delitos que no has cometido, el fucking Big Brother, el recelo por su vecino… de hecho, nos pegaron unos seudo-punks porque no querían que nos abriguemos de la lluvia en el pasillo de su edificio. Luego agredo yo a un joven que me habla mal porque soy mujer!
 Golpe de botella, moretón y rabia. Rabia porque al final nos peleamos entre nosotros al lugar de cortar las cabezas de los accionarios, de los industriales y de l@s politic@s.

Ocupar el mundo. Última frase gravada en la pared de mis vecin@s antes de cerrar los ojos.

Ocupar el mundo

Ocupar

No hay comentarios:

Publicar un comentario